Sacramento, diciembre del 2023 – ¿Quieres ver tu negocio aquí?

Ventas dprimeramano magazine
Contáctanos para ventas

La Cámara de Representantes aprueba un proyecto de ley de ayuda para Israel, pero no para Ucrania

La legislación planteó un dilema para los demócratas que buscaban apoyar a Israel, quienes fueron reacios a aceptar un proyecto de ley que omite la ayuda a Ucrania y atenta contra su política interna

Una Cámara de Representantes dividida aprobó el jueves un proyecto de ley redactado por republicanos que vincularía 14.300 millones de dólares en ayuda militar a Israel para su guerra con Hamás a recortes del gasto interno y no proporcionaría dinero para Ucrania, desafiando al presidente Joe Biden y acabando con sus posibilidades en el Senado.

Los republicanos impulsaron la medida con una votación mayoritariamente partidista de 226 a 196, algo poco común porque los paquetes de ayuda para Israel por lo general gozan de un amplio apoyo bipartidista.

Solo una docena de demócratas votó a favor de la legislación, presentada por el recién elegido presidente republicano de la Cámara, Mike Johnson, porque su aprobación recortaría una iniciativa del presidente Biden de recaudación de impuestos en el Servicio de Impuestos Internos, una parte de la Ley de Reducción de la Inflación que conforma una pieza clave de la agenda de Biden. La medida va rumbo a un bloque bipartidista de oposición en el Senado, donde los legisladores están a favor de un proyecto de ley que incluiría ayuda a Israel, Ucrania y Taiwán sin los recortes al Servicio de Impuestos Internos. recolectar la ayuda a Israel con dinero para ayudar a Ucrania a defenderse de la invasión rusa, así como para otras crisis globales.

Biden ha solicitado un paquete de este tipo, por un total de 105.000 millones de dólares, y funcionarios de la Casa Blanca dijeron el martes que el presidente vetaría el proyecto de ley de la Cámara porque se limitaba a Israel y contenía “venenosas compensaciones partidistas”.

El senador Chuck Schumer, demócrata por Nueva York y líder de la mayoría, dijo el jueves en un discurso antes de la votación de la Cámara de Representantes que el Senado no determinaría en absoluto la propuesta aprobada por la Cámara y, en cambio, elaboraría su propio proyecto de ley bipartidista que contendría ayuda para Israel y Ucrania, así como ayuda humanitaria a Gaza.

Luego, el Senado podría intentar imponer su versión de la legislación a la Cámara de Representantes y esperar a ver cuál cámara se rinde primero. La disputa resultante podría extenderse por semanas, retrasando la ayuda.

“Todavía me desconcierta que en un momento en el que el mundo está en crisis y necesitamos ayudar a Israel a responder a Hamás, el Partido Republicano haya pensado que es buena idea vincular la ayuda a Israel a una propuesta de extrema derecha que aumentaría el déficit y que es totalmente partidista”, dijo Schumer.

Los republicanos siguieron adelante de todos modos, alegando que la Cámara de Representantes debe aprobar la ayuda a Israel sin demora y de manera fiscalmente responsable.

“Le proporciona a Israel la ayuda que necesita para defenderse, liberar a sus rehenes y erradicar a Hamás, que es una misión que debe cumplirse”, dijo Johnson en una conferencia de prensa. “Todo esto mientras también trabajamos para garantizar un gasto responsable y reducir el tamaño del gobierno federal para pagar ese compromiso con nuestro amigo y aliado”.

Su proyecto de ley planteó un dilema para muchos demócratas pro Israel, quienes estaban ansiosos por apoyar al Estado judío en un momento de crisis, pero reacios a aceptar un proyecto de ley que omite la ayuda a Ucrania y la ayuda humanitaria y atenta contra sus prioridades en la política interna. Los principales demócratas, incluido el líder de la minoría, Hakeem Jeffries, representante por Nueva York, defendieron en privado el jueves que los demócratas se opusieran al proyecto de ley, al igual que varios altos funcionarios del gobierno.

Lois Frankel, representante por Florida, una de los 12 demócratas que apoyaron el proyecto de ley, dijo en un comunicado después de la votación que quería “enviar un mensaje inequívoco al mundo de que apoyamos a Israel”.

“Estados Unidos tiene el deber moral y la urgencia de seguridad nacional de ayudar a Israel a defenderse”, dijo Frankel. “No se equivoquen, los terroristas de Hamás y otros en la región quieren destruir a Israel y matar a todos los judíos”.

Pero al final, muchos demócratas pro Israel se opusieron a la legislación, diciendo que era inaceptable que el Congreso pusiera esas condiciones a la ayuda de emergencia para un aliado apreciado.

“Ni en mis peores pesadillas pensé que me pedirían que votara a favor de un proyecto de ley que condicionaba cínicamente la ayuda a Israel a ceder a las demandas partidistas de un partido”, dijo Brad Schneider, representante por Illinois. “Tampoco pensé que llegaría el día en que me pedirían que considerara votar en contra de un paquete de ayuda para Israel, nuestro aliado más importante en Medio Oriente y tal vez en el mundo”.

Pero Schneider afirmó que no podía respaldar el proyecto de ley redactado por los republicanos, al cual calificó de “terriblemente defectuoso, débil y peligroso”.

La mayor parte del dinero de la medida del Partido Republicano se destinaría a ayudar a Israel a reponer y aumentar sus sistemas de armas, incluidos 4000 millones de dólares para los sistemas de defensa antimisiles Cúpula de Hierro y Honda de David. También incluye 200 millones de dólares para la protección del personal estadounidense y la evacuación de ciudadanos estadounidenses. Deja por fuera la ayuda humanitaria para Gaza, que Biden ha solicitado y que muchos demócratas consideran crucial.

Johnson dijo que no incluyó los recortes al gasto “por propósitos políticos”, sino porque los republicanos de la Cámara de Representantes estaban “intentando volver al principio de responsabilidad fiscal”.

Pero la Oficina de Presupuesto del Congreso, que no es partidista, declaró el miércoles que los recortes de gastos establecidos en el proyecto de ley en realidad aumentarían el déficit en 12.500 millones de dólares durante la próxima década, porque los recortes en los gastos de aplicación de la ley en el Servicio de Impuestos Internos reduciría la recaudación de ingresos. En total, la financiación y los recortes del proyecto de ley aumentarían el déficit en 26.800 millones de dólares.

Johnson parecía haber adaptado la legislación de Israel para mantener unido a su grupo —el cual está profundamente dividido sobre la financiación de guerras extranjeras— en los primeros días de su presidencia. Kevin McCarthy, su predecesor en la presidencia de la Cámara de Representantes, fue derrocado tras haber aprobado dos proyectos de ley —uno para evitar el primer impago de la deuda del país y el otro para evitar un cierre del gobierno— que no contaban con el respaldo mayoritario de los republicanos de su Cámara de Representantes.

Dos republicanos, Marjorie Taylor Greene, representante por Georgia, y Thomas Massie, representante por Kentucky, se opusieron a la legislación, argumentando que el dinero de los contribuyentes estadounidenses debía gastarse en los estadounidenses.

“La inflación galopante y las altas tasas de interés se deben al gasto excesivo”, escribió Massie en las redes sociales. “No podemos costear más ayuda exterior. Voté en contra de los miles de millones para Ucrania, y esta noche votaré en contra de más de 14.000 millones de dólares de ayuda exterior para Israel”.

Un proyecto de ley independiente que enviara ayuda a Israel sin ningún recorte de gastos probablemente habría obtenido un apoyo abrumador. Pero la inclusión de la medida indignó a muchos demócratas.

Rosa DeLauro, representante por Connecticut y la demócrata de mayor rango en el Comité de Asignaciones, dijo que el proyecto de ley “le falló a Israel”.

“Lo que han hecho los republicanos de la Cámara de Representantes no tiene precedentes y se traducirá en que cualquier ayuda a Israel se retrasará”, dijo DeLauro.

DeLauro añadió: “Este proyecto de ley les dice a nuestros aliados que si se encuentran en una guerra existencial por su democracia y su libertad, no dejaremos de lado nuestras guerras partidistas”.

La legislación también deja a Johnson fuera de sintonía con los otros tres líderes del Congreso. Mitch McConnell, senador por Kentucky y líder de la minoría, dijo el martes que él y Schumer estaban “conceptualmente” en la misma página en cuanto a vincular la ayuda a Ucrania, Israel, la frontera sur y Taiwán.

“Consideramos que todos estos problemas están relacionados”, dijo McConnell, uno de los principales defensores en el Congreso del envío de ayuda a Ucrania.

Johnson dijo el jueves que tenía la intención de vincular legislación para abordar la inmigración en la frontera sur con la ayuda para Ucrania, una combinación que reconoce cuán tóxica se ha vuelto la financiación independiente para Kiev entre los republicanos.

“Es simplemente una cuestión de principios el hecho de que si vamos a hacernos cargo de una frontera en Ucrania, también debemos hacernos cargo de la frontera de Estados Unidos”, dijo.

Catie Edmondson es reportera del buró de Washington y cubre el Congreso. Más de Catie Edmondson

By dPrimeramano

Deja una respuesta

Related Posts

No widgets found. Go to Widget page and add the widget in Offcanvas Sidebar Widget Area.