Sacramento, diciembre del 2023 – ¿Quieres ver tu negocio aquí?

Ventas dprimeramano magazine
Contáctanos para ventas

La historia de las víctimas colombianas fallecidas en incendio en discoteca en Murcia

Un juzgado abrió este martes diligencias por trece presuntos delitos de homicidio imprudente.

“Mami, la amo; vamos a morir”. Ese fue el mensaje que recibieron en la madrugada los padres de Leidy Paola Correa, una joven colombiana de 28 años que murió en el incendio de la discoteca la Fonda Milagrosa en Murcia el domingo pasado.

Leidy Paola estaba con su pareja, Kevin Alejandro Gómez, otro colombiano, con quien había acudido al centro de ocio a celebrar el cumpleaños de un amigo nicaragüense, Éric Bautista.

Se trasladaron desde Caravaca, una comarca vecina, con una pareja de ecuatorianos: Jorge Enrique Batioja y Rosa María Rosero. Llegaban a pasar la noche y divertirse, pues en Caravaca no hay discotecas.

Otro invitado a la celebración del cumpleaños de Eric era Yosi Esteban, también colombiano.

Aparte de los jóvenes que disfrutaban la noche en la discoteca, también falleció Olga Lucrecia, una ecuatoriana a la que apodaban Lula, que trabajaba como mesera.

A la espera de que las autoridades confirmen las identidades de las trece víctimas mortales, sus nacionalidades son la colombiana, la nicaragüense y la ecuatoriana.

La historia de la familia de Leidy Paola Correa

Jairo Correa y su esposa recibieron el mensaje angustiado de su hija a las 6:06 de la mañana del domingo, cuando la Fonda Milagrosa ardía en llamas.

Desde entonces Jairo se trasladó de Caravaca a Murcia, agarrado a su celular y lleno de angustia, donde permanece por si puede colaborar en algo con las autoridades.

Trabaja en un local de telefonía y, con esfuerzo, había logrado que su hija viajara desde Colombia a instalarse en España.

Ella era la colombiana que envió desgarrador audio antes morir en incendio de discoteca

Leidy Paola Correa

Algo similar le sucedió a Yosi Esteban, que llegó en febrero al país para acompañar y ayudar a su madre, Dubis Rivero, que ya llevaba un tiempo viviendo aquí. Ella permanecía el lunes con el cepillo de dientes de su hijo a la mano por si se necesitaba para cotejar el ADN y dispuesta a ir al Instituto de Medicina Legal tan pronto la policía le avisara.

Dubis trabaja en una residencia de mayores. Yosi había encontrado trabajo como cocinero en un restaurante de Murcia y se había integrado con facilidad en la sociedad. En sus ratos libres iba al gimnasio y departía con amigos latinos.

Precisamente fue una amiga la que avisó que lo había visto en la discoteca antes de irse cerca de las seis de la mañana.

Aunque las autoridades han señalado que el reconocimiento de los fallecidos puede tardar varias semanas, el martes a mediodía de España ya se había identificado a seis de ellos por sus huellas dactilares y se había terminado la toma de muestras de ADN de los familiares.

Murcia

Fachada de la discoteca donde murieron al menos trece personas en un incendio en Murcia.

España abre procesos judiciales por el incendio en Murcia

Mientras tanto, el Juzgado de Instrucción 3 de Murcia abrió diligencias por trece presuntos delitos de homicidio imprudente, según confirmó el martes el Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia.

El juzgado espera los resultados de las autopsias e identificaciones completas para entregar los cuerpos a los familiares con el fin de que puedan enterrarlos.

Si la investigación concluye que «ha habido omisión de medidas de prevención» contra incendios y se confirman los homicidios imprudentes, los culpables podrían recibir hasta cuatro años de cárcel, o incluso nueve dado el elevado número de víctimas, explicó el fiscal general de la región de Murcia, José Luis Díaz Manzanera, al diario La Opinión de Murcia.

Al tiempo, la Policía Científica investiga cómo y dónde se originó el incendio, con ayuda de drones y de compañeros que se desplazaron desde Madrid.

Y, desde que se dio a conocer el lunes que sobre la Fonda Milagros pesaba una orden de cierre de 2022, las autoridades y los encargados de los locales se responsabilizan unos a otros.

El dueño de la discoteca Teatre había realizado una reforma para separar en dos el espacio: uno lo conservó la misma Teatre y el otro se lo dio en alquiler a los dueños de la Fonda Milagros.

La administración local emitió una orden de cese de actividad en enero de 2022 por considerar que era necesaria otra licencia, pues operaban con la única que se les había concedido en 2008.

Juan Esteban Ramírez, el colombiano propietario de la Fonda, asegura que nunca le comunicaron esa medida ni, por supuesto, le cerraron el negocio. Afirma, de hecho, que en julio del año pasado le exigieron elaborar algunas reformas en el local.

En octubre de 2022 la Concejalía de Urbanismo pidió a los servicios municipales que realizaran una inspección. Y ahí se pierde el hilo. Tanto el concejal de Urbanismo (que es del Partido Popular) como el responsable del área del mandato pasado (del Partido Socialista Obrero Español) culpan a los técnicos por no haber ejecutado la orden.

Se conoció, también, que el dueño y administrador de Teatre, Juan Inglés Rojo, fue propietario de un local que ardió en 2019, en un incendio donde se produjeron víctimas.

Mientras tanto, quienes estuvieron presentes en la noche de la tragedia también se manifiestan sobre lo ocurrido. Una clienta de la discoteca Teatre aseguró este martes a la prensa que cuando observó bengalas encendidas dentro del local «temió lo peor».

María Belén relató a los periodistas que en un momento dado de la fiesta se encendieron bengalas que llegaban hasta el techo y a los focos junto a los encargados de poner la música.

La joven, que salió 20 minutos antes de que se iniciara el fuego del local en el que se encontraba con unas amigas bailando, explicó que se sentó junto a la barra y notó como le caía el chorro del aire acondicionado y, a diferencia del resto de la noche, que había pasado frío, notó tanto calor que se agobió y decidió irse a su casa.

Fonda - Murcia

Amigos de los fallecidos en las discotecas La Fonda Milagros y Teatre, en Murcia, se concentraron a las puertas de estos locales en apoyo a las familias de las víctimas

La comunidad latina en Murcia acompaña a los familiares de las víctimas y a los propietarios de la Fonda Milagros, con quienes mantenían lazos de amistad. Aseguran que el local era un pedazo de Colombia en España.

Mientras que el presidente del Gobierno en funciones de España, Pedro Sánchez, expresó este martes sus condolencias a los familiares de las trece víctimas mortales.

«Ningún padre o madre puede ni debe tener que pasar por una tragedia como esta, expresar las condolencias del conjunto de la sociedad española y del Gobierno, todos estamos con ellos», indicó.

También mencionó a los equipos de rescate que ayudaron en las tareas de extinción y ha ofrecido la «absoluta» cooperación y colaboración en todo lo que sea necesario.

By dPrimeramano

Deja una respuesta

Related Posts

No widgets found. Go to Widget page and add the widget in Offcanvas Sidebar Widget Area.