Sacramento, diciembre del 2023 – ¿Quieres ver tu negocio aquí?

Ventas dprimeramano magazine
Contáctanos para ventas

Gaza se convierte en un «cementerio de niños», advierte el jefe de la ONU mientras se intensifican los llamamientos al alto el fuego

Gaza se está convirtiendo en cementerio de niños 

Gaza «se está convirtiendo en un cementerio de niños», advirtió este lunes el jefe de Naciones Unidas, mientras aumenta el número de muertos y crecen los llamamientos en todo el mundo para un alto el fuego, al cumplirse un mes del asalto de Israel contra Hamas, el grupo militante que dirige el enclave.

«La pesadilla de Gaza es más que una crisis humanitaria. Es una crisis de humanidad», declaró a la prensa en Nueva York el secretario general de la ONU, António Guterres, quien añadió que la necesidad de un alto el fuego es «más urgente cada hora que pasa».

«Las partes en conflicto —y, de hecho, la comunidad internacional— se enfrentan a una responsabilidad inmediata y fundamental: poner fin a este sufrimiento colectivo inhumano y ampliar drásticamente la ayuda humanitaria a Gaza», afirmó.

Sus comentarios se producen cuatro semanas después de que Israel declarara la guerra a Hamas, tras el brutal ataque del grupo militante islamista del 7 de octubre en el que murieron 1.400 personas en Israel y otras 240 fueron secuestradas.

Desde el principio, organizaciones humanitarias y grupos de defensa de los derechos humanos han advertido de que un ataque de este tipo sería catastrófico para Gaza, que lleva casi 17 años aislada de gran parte del mundo. El bloqueo impuesto por Israel y Egipto supuso severas restricciones a la circulación de bienes y personas, lo que contribuyó a generalizar la pobreza, el hambre y la dependencia de la ayuda internacional.

La devastación causada por los ataques de Israel contra Gaza se está haciendo patente ahora, y el Ministerio de Sanidad del enclave, controlado por Hamas, declaró este lunes que más de 10.000 personas han muerto desde el comienzo de la guerra. Entre ellas, más de 4.100 niños y 2.600 mujeres.

No está claro cuántos combatientes se incluyen en el total, y CNN no puede confirmar las cifras de forma independiente.

Alrededor de 1,5 millones de habitantes de Gaza están desplazados, el 70% de la población, y la mayoría vive hacinada en refugios de la ONU, según declaró este lunes Tamara Alrifai, portavoz del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS).

Muchos evacuaron sus hogares en el norte tras ser advertidos por Israel de que debían abandonarlos inmediatamente; otros se quedaron sin hogar debido a los incesantes ataques aéreos que han arrasado edificios en toda Gaza.

Un comunicado separado de la UNRWA describió las condiciones en sus refugios como «inhumanas», en medio de la falta de agua potable y saneamiento. En el Centro de Formación de Khan Younis, donde se han refugiado 22.000 personas, al menos 600 comparten un retrete, según la UNRWA.

Se detectaron miles de casos de infecciones cutáneas, diarrea, varicela y otras enfermedades, propagadas por personas que viven en espacios incómodamente cerrados, añadió.

Los cuerpos en descomposición atrapados bajo los edificios derrumbados también representan un riesgo para la salud de los supervivientes, dijo la UNRWA.

Emily Callahan, una enfermera estadounidense que consiguió salir de Gaza la semana pasada, describió las terribles heridas que vio en el centro de Khan Younis y en otros refugios.

«Había niños con quemaduras masivas en la cara, el cuello y las extremidades, y como los hospitales están tan saturados, se les da el alta inmediatamente después», dijo.

«Les dan el alta (de los hospitales) en estos campos sin acceso a agua corriente… Les dan dos horas de agua cada 12 horas», añadió la enfermera.

Israel rechaza las peticiones de alto el fuego

La crisis en Gaza y el creciente horror de los observadores internacionales han presionado a los líderes occidentales para que utilicen su influencia para aliviar la crisis.

Este lunes, el Consejo de Seguridad de la ONU no logró alcanzar un consenso sobre un proyecto de resolución destinado a detener el conflicto en curso. El embajador adjunto de Estados Unidos ante la ONU, Robert Wood, declaró que no se había logrado ningún avance: «Israel hará lo que sienta».

Uno de los puntos conflictivos fue la redacción de la resolución que pide un alto el fuego inmediato, que cuenta con el apoyo de varios miembros del Consejo, pero a la que se oponen Estados Unidos y el Reino Unido, ambos con derecho de veto.

Los anteriores intentos de aprobar resoluciones en el Consejo de Seguridad tropezaron con dificultades, incluidos dos vetos de Estados Unidos, lo que subraya aún más la complejidad de alcanzar un consenso sobre esta cuestión crítica.

La embajadora de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Lana Zaki Nusseibeh, que co-inició la reunión con China, subrayó que los debates continúan en el seno del Consejo. «Estamos trabajando día y noche en ello; demasiadas personas han perdido la vida, incluidos demasiados trabajadores humanitarios y de la ONU», declaró.

También anunció que Emiratos Árabes Unidos acogerá a 1.000 niños palestinos que necesitan tratamiento médico junto con sus familias para su rehabilitación, y que habrá «sesiones informativas y reuniones periódicas» en el Consejo de Seguridad para «mantener la atención sobre esta catástrofe humanitaria tan, tan crítica que se está produciendo en Gaza».

Sin embargo, se mostró abierto a breves pausas: «Una hora aquí, una hora allá… para permitir la entrada de bienes, bienes humanitarios, o la salida de nuestros rehenes, rehenes individuales».

Una parte limitada de la ayuda ha podido entrar en Gaza a través de Egipto por el paso fronterizo de Rafah, el único que queda sin controlar por Israel. En las dos últimas semanas han entrado más de 400 camiones de ayuda, frente a los 500 diarios que entraban en Gaza antes de que estallara la guerra, según Guterres.

El actual «goteo de ayuda no cubre el océano de necesidades», añadió, anunciando que la ONU y sus socios están lanzando un llamamiento humanitario de US$ 1.200 millones para ayudar a toda la población de Gaza, la Ribera Occidental y Jerusalén Este.

Guterres también reiteró su condena de los atentados de Hamas del 7 de octubre y pidió la liberación de los rehenes.

En respuesta a los comentarios de Guterres, el embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, pidió su dimisión, acusándole de hacer «la falsa comparación inmoral entre una brutal organización terrorista que comete crímenes de guerra y una democracia respetuosa con la ley».

By dPrimeramano

Deja una respuesta

Related Posts

No widgets found. Go to Widget page and add the widget in Offcanvas Sidebar Widget Area.