Sacramento, diciembre del 2023 – ¿Quieres ver tu negocio aquí?

Ventas dprimeramano magazine
Contáctanos para ventas

4 razones por las que la economía parece desmoronarse y qué hacer al respecto

La economía estadounidense está muy rara en este momento.

Casi todo el que quiere un trabajo puede tenerlo. La economía está tan candente que los precios están subiendo más rápido que en cualquier otro momento desde la década de 1980. El mercado inmobiliario está en auge. Los consumidores gastan como locos.

Sin embargo, seguimos escuchando la palabra «recesión» como si estuviéramos de nuevo en 2007. ¿Qué ocurre?

La verdad es que probablemente no estemos en recesión ahora (aunque es posible), pero hay muchas señales de que una está a la vuelta de la esquina.

Señal 1. La Fed sube las tasas de interés

La inflación ha sido incontrolable y la forma en que la Reserva Federal lucha contra el aumento de los precios es a través de su capacidad para subir los tipos de interés. Esto encarece los préstamos y ralentiza la economía a propósito.

El problema es que la Reserva Federal ha subido las tasas muy tarde. La inflación fue una preocupación creciente a lo largo de 2021, pero el banco central no empezó a subir los tipos hasta marzo de 2022. Así que la Fed tiene que ponerse al día y tomar medidas mucho más drásticas que si hubiera empezado a subir las tasas el año pasado.

La semana pasada, la Fed subió las tasas en medio punto porcentual, la mayor subida de tipos en 22 años.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo este mes que el banco central seguiría subiendo los tipos en medio punto porcentual al final de cada reunión hasta que esté satisfecho de que la inflación se está controlando, y entonces la Fed seguirá subiendo las tasas en un cuarto de punto durante un tiempo.

La Fed está convencida de que puede subir las tasas de interés sin hundir la economía en una recesión. Pero ese llamado «soft landing» ha resultado esquivo en el pasado y muchos bancos de Wall Street creen que la Fed diseñará una recesión para superar la inflación.

Señal 2. El mercado de valores está en modo vender todo

El miedo extremo es el sentimiento predominante en Wall Street este año. El índice de CNN Business Fear & Greed se sitúa en un mísero 6 sobre 100.

Tras alcanzar máximos históricos a principios de enero, el mercado de valores ha perdido casi una quinta parte de su valor, lo que ha hecho que las acciones se acerquen al territorio del mercado bajista. El Nasdaq ya está inmerso en un mercado bajista. Más de US$ 7 billones se han evaporado del mercado de valores este año.

Preocupados por la posibilidad de que el aumento de las tasas de interés erosione los beneficios de las empresas, los inversores se han dirigido a las salidas.

Eso es una mala noticia para los planes de jubilación de la gente. También es una noticia desagradable para un número de inversores que dependen del mercado para obtener ingresos, incluidos los agentes de día que han contado con que el mercado de valores crezca prácticamente en línea recta durante la mayor parte de la década. Y tampoco es bueno para el sentimiento de los consumidores.

Aunque una minoría de estadounidenses invierte activamente en el mercado bursátil, cuando ven un mar de rojo junto al teletipo bursátil de CNN o en las pantallas de sus teléfonos, eso ha dado históricamente que pensar. El sentimiento del consumidor cayó en mayo a su nivel más bajo en 11 años.

Esto es una mala noticia para la economía, ya que el gasto de los consumidores representa más de dos tercios del producto interior bruto de Estados Unidos.

Señal 3. El mercado de bonos

Cuando a los inversores no están tan entusiasmados con las acciones, suelen pasarse a los bonos. Esta vez no.

Los bonos del Tesoro estadounidense, que son seguros, se están vendiendo. Cuando los precios de los bonos caen, los rendimientos aumentan —y los rendimientos del Tesoro a 10 años superaron el 3 % este mes por primera vez desde 2018.

Eso suele ocurrir cuando la Fed sube las tasas: el mayor costo de los préstamos hace que los bonos sean menos valiosos cuando vencen, por lo que un mayor pago de intereses sobre los bonos (el rendimiento) ayudará a compensar y hacerlos más atractivos para los inversores.

Los bonos también se han vendido porque la Reserva Federal ha decidido deshacerse de su enorme cartera de bonos del Tesoro que había estado comprando desde la pandemia para apoyar la economía.

A medida que los bonos se vendían y los inversores temían más una recesión económica, la diferencia entre los rendimientos de los bonos a corto y largo plazo se ha ido reduciendo. Los rendimientos del bono del Tesoro a dos años subieron brevemente por encima de los del bono de referencia a 10 años en marzo por primera vez desde septiembre de 2019. Esa llamada inversión de la curva de rendimiento ha precedido a cada recesión desde 1955, produciendo un «falso positivo» solo una vez, según el Banco de la Reserva Federal de San Francisco.

Señal 4. Caos en todo el mundo

Nada de esto ocurre en el vacío. Rusia continúa con su mortífera invasión de Ucrania, que ha asfixiado las cadenas de suministro y ha puesto los precios de la energía por las nubes. China sigue cerrando algunas de sus mayores ciudades mientras los casos de covid-19 siguen siendo elevados. Y la escasez de mano de obra ha disparado los salarios y obstaculizado el flujo normal de mercancías en todo el mundo.

Rusia sigue amenazando a los países europeos con cortar sus envíos de energía, lo que podría sumir a las economías de la UE en una recesión. La economía de China se ha ralentizado drásticamente al mantener a los trabajadores en casa como parte de su política de cero covid.

Lo que ocurra en el extranjero podría repercutir también en Estados Unidos, perjudicando a su economía en el peor momento.

Qué hacer

De acuerdo, la recesión podría llegar pronto. Esto es lo que no hay que hacer: entrar en pánico.

Aunque la recesión sea inevitable, no se sabe lo grave que será. Pero nunca está de más planificar para lo peor. Los asesores financieros afirman que puedes aislar tus finanzas de una recesión.

Consigue un nuevo trabajo ahora: Con un desempleo ultrabajo y muchas ofertas de trabajo, es un mercado para los que buscan empleo. Esto podría cambiar rápidamente en caso de recesión.

Aprovecha el auge de la vivienda: Si no te decides a vender tu casa, ahora puede ser el momento de hacerlo. Los precios de la vivienda en Estados Unidos han subido casi un 20 % de un año a otro, pero los tipos hipotecarios también están subiendo, lo que acabará frenando la demanda.

Reserva algo de dinero en efectivo: Siempre es una buena idea tener activos líquidos —efectivo, fondos del mercado monetario, etc.— para cubrir necesidades urgentes o emergencias inesperadas.

Por último, un sabio consejo para cualquier mercado: no te dejes llevar por tus emociones. «Mantenga la inversión, sea disciplinado», dice la planificadora financiera certificada Mari Adam. «La historia demuestra que lo que la gente —o incluso los expertos— piensan sobre el mercado suele ser erróneo. La mejor manera de alcanzar tus objetivos a largo plazo es simplemente permanecer en la inversión y ceñirte a tu asignación».

Allison Morrow y Jeanne Sahadi de CNN Business contribuyeron a este informe.

By dPrimeramano

Deja una respuesta

Related Posts

No widgets found. Go to Widget page and add the widget in Offcanvas Sidebar Widget Area.