Down Top

February 19, 2018

top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
top header ads
Advertise Your Business
Advertise Your Business

Padre Francisco de la Iglesia Guadalupe

“No debe importar que tan malo sea el padre, lo importante es que él nos abre las puertas del cielo”

En este mes de enero comenzando el año 2017 tenemos el orgullo de compartir con nuestros lectores parte de la vida y labor del Padre Francisco, quien llegó de México, Jalisco hace poco más de 20 años para servir a Dios en la Comunidad Hispana del área de Sacramento en la Iglesia de Guadalupe.
DPM: El padre nos comparte cómo llega a los caminos de Dios y cuáles son sus consejos para que todos nos acerquemos más a la Iglesia este año.
Cuando le preguntamos cuál es su propósito en la vida, nos responde.
Padre Francisco: Legue de México, del Estado de Jalisco hace poco más de 20 años para servir a Dios en la Comunidad Hispana del área de Sacramento.
DPM: El padre originario de Lagos de Morelos, Jalisco, nos dice un dato muy interesante y es que al pueblo se le conoce como las puertas de la entrada a los altos de Jalisco por su altura al nivel del mar. En este pueblo comienza su acercamiento a la Iglesia, cuéntenos cómo fue su niñez.
Padre Francisco: Soy el segundo de 6 hermanos 3 hombres y 3 mujeres. Soy el mayor de los hombres y el resto de mis hermanos ya tienen su familia y están todos aun en el pueblo. Yo soy como la oveja negra de la familia, porque soy el único que vive fuera del pueblo actualmente. Pero desde joven mi familia ha sido muy devota y hemos estado muy cerca de la iglesia.
DPM: ¿Cómo fue el proceso de educación en su pueblo?
Padre Francisco: Yo estuve ahí hasta la secundaria que era una escuela tecnológica industrial. Terminando la secundaria, yo quería ir a la preparatoria, pero la de mi pueblo no era muy buena porque en ese tiempo había muchas huelgas y se suspendían las clases, no era un ambiente muy bueno. Entonces decidí irme a Aguas Calientes una ciudad muy bella a 1 hora de mi pueblo, allí estudié en la preparatoria regional, en aquellos tiempos tenían la preparatoria y la universidad, por lo que estudié técnico en electrónica.
DPM: ¿A partir de qué o quién descubre su vocación por el Sacerdocio?
Padre Francisco: Yo quería estudiar una carrera, pero de joven tenía muchas dudas, sabía que quería ser profesional, tener esposa y niños. Yo quiero tener mi carrera para poder brindarle un buen futuro a mi familia. Me gustaban las ciencias y mientras estaba en la preparatoria trabajé con la compañía Nestlé. Pero terminó la preparatoria y todavía no sabía que iba a estudiar. Entonces me dediqué a viajar por todo México hasta que una de las hermanas de mi mamá, me invitó a Veracruz a conocer a una psicóloga que me ayudaría a ver cuál era mi vocación o para que tipo de carreras sería bueno. Terminando los estudios la psicóloga me dijo que yo podía estudiar lo que quisiera. En ese momento me interesaba mucho el turismo, vi que había una carrera de Administración de Empresas Turísticas, entonces llamé a la Universidad de Guadalajara, pero ellos no me aceptaban porque había estudiado en la preparatoria de Aguas Calientes fuera de nuestro sistema. Yo seguí buscando otras escuelas y encontré la Facultad de Turismo en la ciudad de Acapulco y Guerrero, una ciudad bella, allí fui aceptado, estudié los 5 años de la carrera.
DPM: ¿Cuál fue su experiencia más bonita en esos años?
Padre Francisco: De mis 5 años como estudiante tengo que reconocer que fueron años muy lindos, porque como éramos mucho de afuera, rentamos una casa para todos. Entonces hicimos muy buen ambiente, nos gustaba la fiesta, pero siempre hacíamos nuestras tareas primero en la casa y después disfrutamos, hacíamos ese ambiente muy saludable para todos y yo me sentía muy bien dirigiendo a mis compañeros en esa rutina, de primero los deberes de la escuela y después a recrearnos. Yo realmente no viví el ambiente de pecado de Acapulco, me tocó vivir lo bello y fueron experiencias muy bonitas que concluyó con muy buenas amistades hasta la actualidad. De mi recuerdo más bonito e impactante es que trabajamos juntos para organizar nuestra graduación. Hicimos una graduación muy linda en el Hotel Hyatt Regency, invitamos a todos nuestros familiares y nadie tuvo que pagar nada, gracias a que todos los eventos y fiestas que organizamos fue con el propósito de ir recaudando fondos para nuestra graduación. Fue una gran fiesta.
DPM: En todo este tiempo estudiantil, ¿cómo fue su relación con la Iglesia?
Padre Francisco: Siempre he mantenido el vínculo, mi familia pertenece a un grupo cristiano, en un proceso de evangelización. Yo siempre en la universidad asistía a Misas y en nuestra graduación tuvimos misa y hasta le realizamos su primera comunión a una de nuestras compañeras.
DPM: ¿Qué sucede después de graduarse cuáles eran los planes?
Padre Francisco: Como yo había soñado después de graduarme era el momento de buscar novia, pero tengo que decir que en mi familia mi papá siempre quiso que yo me convirtiera en sacerdote, pero yo siempre le dejé claro que soñaba con casarme y tener una familia. Pero al terminar la universidad comienzo trabajando en Acapulco en una compañía turística, de artesanías, restaurantes y clubes sociales, allí estuve como gerente casi 2 años hasta que decidí salir de la compañía. Después de eso pensé en viajar a los Estados Unidos a perfeccionar mi inglés y vine a San Diego con un amigo que me invitó. Pero no fue muy buena la experiencia para aprender inglés, porque estuve viviendo y trabajando con hispanos. Regresé a México para la navidad, aunque pensaba regresar esta vez a Chicago con otro amigo, pero por problemas políticos y migratorios de ese entonces era muy difícil regresar. Decidí entonces buscar trabajo en México, pero llego el miércoles 13 de febrero, día de las cenizas y todos los mexicanos tienen la tradición. Mi mamá me pidió ayuda porque el sacerdote lo necesitaba y yo le dije que sí. Estuve ahí apoyando al sacerdote y estaba al lado de él como a las 9 de la noche y pasó algo inexplicable, yo sentía como si me estuvieran jalando desde atrás, era algo tan fuerte que tuve que voltear hacia atrás y vi al Sagrado Jesús. En ese instante todo cambió en mi corazón y sentí mucha curiosidad. Pero al salir de allí tomé la decisión de investigar más y participé en la entrega de la Sotana de un primo seminarista, allí vi al sacerdote y me sorprendió mucho cuando me preguntó si ya venía a quedarme al Seminario.
DPM: ¿Cómo comienza este proceso de discernimiento para usted?
Padre Francisco: Después de esta experiencia que revolucionó todo dentro de mí, comencé un proceso de discernimiento que concluyó con mi entrada al Seminario, mis padres se pusieron muy contentos con mi decisión fue el día más feliz de sus vidas. Este es un proceso largo de 10 años donde tuve el apoyo incondicional de mis padres. Ingrese el 1ro de agosto de 1991 en el Seminario de San Juan de Los lagos en mi diócesis natal.
DPM: En su vida en el Seminario, ¿cuáles fueron sus experiencias más significativas?
Padre Francisco: Yo en ese tiempo participé en un retiro espiritual en el cual entendí la importancia de la misión y ser misionero y entendí que mi papel era estar en donde se necesitaran sacerdotes. Así pasaron los años y no fue hasta después de 6 años que tuvimos la visita del Obispo del Sacramento William William. Él llegó y cuando estábamos celebrando la misa nos dijo que “en la diócesis de Sacramento la mitad de los católicos son hispanos más que nada mexicanos, los hispanos de manera general tienen grandes valores con respecto a la iglesia, la familia, a los ancianos y esos valores tenemos que difundirlos” así nos dejó claro que no tenía casi sacerdotes hispanos y que necesitaba de ellos para contagiarlos a todos de sus grandes valores. Yo inmediatamente hable con él y evaluaron si podía venir a Sacramento y me aceptaron, y desde septiembre de 1997 pertenezco a la Diócesis de Sacramento.
DPM: Cuéntenos cómo ha sido su experiencia en Sacramento todos estos años.
Padre Francisco: Desde el 2001 me recibí como Sacerdote y de las experiencias solo puedo decir que cada una ha sido única. He estado en comunidades con mucha necesidad de Dios, otras que necesitan estar más unidas, para mí el objetivo es servir a la comunidad católica. He estado sirviendo en el Condado de Colusa, en Yuba City y Sacramento, aprendiendo de todas estas comunidades algunas más unidas que otras, pero con mucha hambre de Dios.
DPM: ¿Cuándo llega al santuario de la Guadalupe de Sacramento?
Padre Francisco: Desde el 2015 el Padre Francisco está al frente del Santuario de la Guadalupe, el cual fue construido en el año de 1958 con el único fin de ofrecer Misas en español a la comunidad latina que mucho iba creciendo en esos tiempos y que no había ningún servicio en su idioma en todas las parroquias de la Diócesis. Desde entonces se convirtió en la casa de los hispanos. Aquí llegan de todos los barrios y rumbos del área metropolitana de Sacramento y de pueblos vecinos.
Para terminar, agradecemos al Padre por compartir con nosotros y nuestros lectores parte de su vida y más que nada expresar que estamos muy contentos con su trabajo en la iglesia, pues esperamos que los próximos 4 años estén llenos de bendiciones para todos. Sus sabias palabras ya finalizando debemos tomarlas en cuenta en este año nuevo, “A la comunidad hispana decirles que no se dejen engañar, que aprendan a respetarse y a escuchar a Dios. Entiendan que no es necesario crear nuevos objetivos cada año, lo importante es mantenerse limpios, firmes a sus principios y unidos con nuestra comunidad”.

About The Author

D’primeramano es una revista hispana que tiene alcance local. Hace énfasis fundamentalmente en los anuncios publicitarios, sin descuidar los artículos e información que sean relevantes principalmente para la comunidad hispana de la región. Por eso además de los anuncios, siempre dedica espacios a secciones de interés general como inmigración, leyes, música, cine, televisión, chistes, entretenimiento, cocina, curiosidades, efemérides, conmemoraciones, deportes y otras. El objetivo es que los hispanos reciban en su idioma información fidedigna, actualizada e interesante. D’primeramano y que puedan beneficiarse de las ofertas de productos y servicios que están en su comunidad o muy cerca de ellos. D’primeramano es una revista de participación donde puedes ganar premios, tomar parte en nuestros concursos y rifas, publicar tus opiniones, historias y poemas, publicar tu clasificado o sugerirnos las secciones de tu interés.

Related posts